Saludos, si todavía no has visto la primera parte de esta entrada te recomiendo que lo hagas mediante esté link: primera guerra mundial (parte I).

Como sabrán, en la primera parte de esta entrada con respecto al centenario de la Primer Guerra Mundial, recomendamos algunas paginas en las cuales ustedes podían encontrar fotos sobre el tema. En esta segunda parte abordaremos el uso que le podemos dar a dichas imágenes tanto como profesores así como estudiantes.

El problema inmediato de la fotografía para los historiadores, es entenderla como un documento que posee características propias, pero que al igual que un documento escrito sigue siendo eso, un documento. Comprender lo anterior es fundamental, ya que en torno de la fotografía giran fuertes ideas como por ejemplo; decir que ella es ” la realidad congelada”, o “la realidad del hecho histórico”. 

Como todo documento, la fotografía es verás y verosímil, no todo lo que en ella está realmente estuvo ahí o aconteció, así como los documentos escritos nos mienten, asimismo las fotografías pueden mentirnos, y tomarlas como por ciertas sería cometer un grave error.

¿Cómo podemos saber si una fotografía es real?.

Como todo documento la fotografía también tiene un contexto histórico el cual la produjo, con contextualización es la técnica o herramienta que nos permitirá descubrir qué es exactamente lo que estamos viendo. Dicha técnica consiste en rastrear los hechos que la propiciaron, pero no todos los hechos, sino sólo los hechos que se vinculan con ella directamente o que la generaron. Es una investigación que consiste en saber delimitar en tiempo y espacio el documento, para así entender quién, por qué, para qué, cómo, para quién y en dónde se generó el mismo.

De tal suerte que el individuo que conozca estos elementos, podrá alcanzar una mejor comprensión del documento (en este caso de la fotografía), y así podrá deducir si el mismo es verdadero o falso.

Ahora, cabe aclarar que el hecho de que una imagen sea o no real, no impide que el investigador la utilice, ya que aún cuando fuere falsa, conocer el porqué de la falsificación abre otras puertas para crear diversidad de hipótesis, que pueden generar a su vez un interesante proyecto de investigación.

Al final, cabe señalar que como sabemos los historiadores, el documento per se no crea historia, es el ser humano el que crea mundo a partir de ellos, es decir, él es quien le da sentido al documento, es su mente quien lo dirige hacia cierta postura.

En fin, este fue un ejemplo del cómo pueden utilizar las imágenes tanto profesores como alumnos. 

Anuncios